lunes, 19 de septiembre de 2011

Librería Relieve, ABIERTA tras el estío

La Librería Relieve con sus cancelas abiertas al jardín del Poniente
Desde hace algunas semanas, las mañanas han vuelto a formar parte del paisaje silencioso de los libros, que entre hojas y páginas, abren las puertas donde se da cobijo a la voz amiga, al cántico guardado de los que  vieron ahí su puerta al mundo. Son mañanas entrecortadas por la lectura cotidiana, alguna que otra inesperada visita en torno al libro viejo y sobre todo, un lugar para la palabra, la amistad, el pensamiento. Breves lecturas al aire, tornada la azul puerta, evita el tráfico ruido. Papeles, papeles, hojas y más papeles acompañan a los libros. Su mano amiga, la del librero de tomo y lomo, los coge con soltura y con la misma finura de unas párvulas manos, la estrecha y nos invita a sentarnos, en ese pequeño banco o escalera, de tantos tiempos guardados. Así están las puertas abiertas de la Librería Relieve, las mañanas a diario, más es muy probable que si vamos la mañana del sábado, las veamos también abiertas, como lo hicieran antaño. ¡Se venden libros viejos! Se atiende a viejos amigos y nuevos amigos, las mañanas en la Librería Relieve, Jardines del Poniente. Razón: Pepe, el librero operario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada