miércoles, 24 de abril de 2013

La Isla del Libro. Relieve en Fahrenheit 451

Cartel del espontáneo estudiante de arte DANIEL,
 que se las arregló para poner –sabe Dios cuando– en
el cristal a través de la reja-cancela de la librería.
La foto es mía hecha con el móvil nada más
abril las puertas a las 12h 31'.
La ISLA - JARDÍN del Poniente es un pequeño bosque donde hay muchos árboles y plantas con flor. En él se guarda aún el recuerdo de los olmos centenarios; que no soportaron su aflicción y la modernidad invasora no supo salvar . La isla del Poniente, donde el trino de las aves está en el aire perfumado de las plantas, es un espacio idóneo para adentrarse en el tiempo de la lectura. Leer. Enriquecer el pensamiento y dar regocijo al alma, mientras pasea uno por sus caminos de tierra o se detiene en un banco o en la verde hierba de sus claros. Esta isla-libro supo ser, a pesar de lo que muchos no entendieron, un espacio para la libertad del alma en un parque infantil donde  la poesía hace tiempo que supo buscar ahí su refugio. Así, esa isla-jardín, también quiso que fuera lugar y espacio de otra isla-libro como es la Librería Relieve (desde 1951). Libros y páginas sueltas que el tiempo ha querido aún que guardara su librero, José Rodríguez Martín (Santander, 1928), Pepe Relieve. A pesar de que el ánimo en parte le ha sido arrebatado por las adversidades, aún he podido ver en sus ojos la viveza de la sonrisa. Los libros son su medicina, cada día, cuando abre en la mañana la librería.
Ayer 23 de abril festividad del libro en la isla-libro del Poniente, tuvo lugar la Iª Performance Fahrenheit 451 de lectura libre de libros. Desde las 13 horas fue llegando gente desde los diferentes caminos que dan al claro del parque, que es donde la fuente-esculturas del poeta Jorge Guillén y la Librería Relieve se miran entre sí. Las lecturas al aire libre de los que nos dimos cita ahí, se mezclaban con el cántico de las aves en un día radiante que sonreía y se teñía de colores para la esperanza.

GRACIAS A TODOS LOS QUE DE UNA FORMA U OTRA HICISTEIS POSIBLE ESE BELLO ENCUENTRO PARA LA LECTURA. Miguel Segura


Abiertas la cancelas de Relieve que dan al parque.
Sobre los cristales rotos pintados de azul pueden verse el
cartel de la Exposición de Andrés Rábago en la Maleta y
a la derecha el cartél del espontáneo y ayudante Daniel.
Al fondo, la estrecha puerta de acceso que es hoja azul.
Uno de los árboles de la isla-jardín del Poniente que convino
en portar un hoja del cartel de la performance Fahrenheit 451
* Mas Letras e Imágenes sobre la Isla del Libro y la Performance Fahrenheit 451 en Relieve *

ULTIMO CERO (Laura Fraile Vicente, texto. Fotos R. Adalia)

PILAR de PARIS, artista. (fotos)    Europa Press   TRIBUNA VALLADOLID

EL DÍA DE VALLADOLID



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada