domingo, 26 de mayo de 2013

Resquicio y cartel de Fahrenheit 451 en Relieve

El tiempo inexorable agita las ramas temporales de cada momento que vivimos. Así hace ya más de un mes desde la performance lectora de Fahrenheit 451 en Relieve. Entonces tuvimos, a pesar de la señalada fecha del 23 de abril y la escasa asistencia, una respuesta en esencia de lo más reveladora y con brotes inequívocamente optimistas. En primer lugar, todos los que de una forma u otra se dieron cita aquel día, se enteraran a través del blog, los correos o simplemente pasaban por allí, transmitieron a los otros su entusiasmo y ese contagio al optimismo coloreaba de poesía todo el parque o Isla Jardín del Poniente.
2º Cartel, puesto en la biblioteca obra de Daniel F. para
la performance Fahrenheit 451 en Relieve.
El comienzo no pudo ser mejor. Al abrir, me encontré con un anónimo cartel que, imagino con cierta dificultad, su autor, puso através de la reja o cancela de la Librería Relieve y pegó éste al cristal. Ahora, después de conocer la autoría, descubro, que no sólo había un cartel en la librería, el espontáneo colaborador del evento (un joven que en adelante, tendrá atributos de aprendiz de ayudante AdA), había dispuesto otro de igual belleza compositiva. Un papel de estraza o craft hecho trizas en su perímetro que coloreó y dio forma de esta guisa: vean.

He de añadir también, que el otro cartel, muy a mi pesar, fue sustraído. Bien, amparado por la impunidad de la noche una vez echadas las cancelas o, aprovechando un descuido del octogenario y cinco años más librero. Ignoro si éste, no le ocurrió igual suerte, pero al menos esta imagen, como tanto como se pierde sin ser visto, da buena FE de ello. Gracias AdA.


3 comentarios:

  1. Gracias a usted sr. Atelier, al fin y al cabo me inspiré en la estética que has creado para la librería. Simplemente quería apoyar de alguna manera la labor.

    Me gusta AdA. Espero ansioso la ceremonia de investidura, ya sea con espada, vara de avellano o plumero de quitar el polvo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Sr. dSastre,
    Me consta ese apoyo y le agradezco y felicito por ello. La investidura, espero que aún dure en llegar ese momento en tiempo, por la cuenta que nos tiene. Aunque las sugerencias que me hace son del todo atractivas, me inclino que tendrá lugar con la entrega de unos bonitos guantes azules, de látex para más señas. Éstos, se les impondremos después de unas palabras, bla, blabla, etcétera, etcétera. Llegado el punto álgido más o menos sería de esta guisa: ' ...Sr. dSastre, Daniel querido, le hacemos la entrega de estos 'guantes azules que son o 's'-p-AdA, con los cuales dará notoriedad y protección a sus gentiles manos, en el proceso o labor inconmensurable de acarrear los libros empolvados por el tiempo de la insigne y sempiterna RELIEVE. Bla,blablá, Bla,b... El acto como no podía ser de otra forma, tendrá lugar en el interior de la dichosa librería, que en estos mismos términos pasará a llamarse ISLA - LIB-RE-LIE-VE.

    Un abrazo matutino,

    S' atelier

    ResponderEliminar